San Luis: cumplió su sueño y convirtió una Renault Fuego en un Lamborghini artesanal

0

Tiene partes de Ford Sierra y Taunus. Tardó 14 años en terminarlo. La historia.

Walter Hugo Dave soñaba con crear un auto propio. Un día, hojeando una revista, vio un Lamborghini Murciélago y quedó enamorado. Al poco tiempo comenzó a transformar de manera artesanal su Renault Fuego. La metamorfosis empezó en 2004 y estuvo completa en 2018.

Fueron catorce años de trabajo y dedicación. No solo se limitó al aspecto exterior, también cambió el motor de la coupé Fuego de lugar. Ahora está atrás del habitáculo, igual que en el deportivo italiano.

Partió de una Renault Fuego y tardó 14 años en terminarlo. Era su sueño.

Walter es de San Luis capital, donde tiene su auto. En diálogo con TN Autos contó algunos detalles: “Compré un autito chiquito, una maqueta, y con las medidas que decía esa revista empecé a fabricar parte por parte. Empecé por los guardabarros”.

El Lambo original tenía un ancho de 1,6 metros adelante y 2 metros atrás. “Lo único que me permitía tener esa distancia atrás era el tren trasero de un Ford Sierra, así que compré uno y lo desarmé”, recordó.

El punto de partida. También hubo otra Fuego donante de piezas.

También contó que los semiejes los extendió. Son mitad los de la Fuego y mitad los del Sierra. La parte delantera del auto, a su vez, es de un Ford Taunus. “Va despegado 10 cm del suelo”, explica.

Walter cuenta que el al principio todos le decían que estaba loco: “Empecé este proyecto con mi mujer y mis hijos. Y un año después falleció mi papá. Él era uno de los que creía en mí. Y por él lo terminé”.

Sistema de apertura de puertas hacia adelante y arriba.

El “trasplante” del motor fue posible gracias a sus conocimiento técnicos. De hecho, según cuenta, ya había fabricado una moto y un cuatriciclo antes.

“Tengo conocimientos técnicos en varios campos. El motor se puso tal cual pero en la parte de atrás. Fabriqué una pieza que la llamo convertidor de torque, y hace que los cambios entren como si la caja estuviera adelante, porque la selectora queda atrás, al lado del caño de escape”, explicó.

El tren trasero es de Ford Sierra, ya que le permitía llegar casi a los dos metros de ancho. Foto: Walter Hugo Dave.

Confiesa que actualmente lo tiene guardado y no lo usa mucho. Para él tiene un significado especial y encierra catorce años de historias.

También, como dice él, lo hizo “para poder demostrar que cualquiera con un poco de decisión puede llegar a lograr cosas que para otros son imposibles”.

Fuente – TN

Share.