El sospechoso que se mató ayudó a los padres y habría dado datos falsos

0

Vecinos de La Paz comentaron que Martínez y su familia habían ayudado inicialmente en la búsqueda de Delia. Incluso, el hombre, como vecino, aportó información que –se cree hoy– pudo ser falsa, y pudo estar destinada a desviar el camino a la verdad.

“La otra mitad del corazón de la cadenita la tiene la mejor amiga de Delia”, dijo una vecina del pueblo, donde los secretos suelen ser sólo un intento.

En las veredas calurosas se comentó que Martínez, luego de la desaparición de Delia, habría quemado cosas en su casa. Y que entre los restos su mujer había encontrado la pequeña cadena y otros elementos que –se cree– pudieron ser de la niña perdida. Los objetos son analizados ahora por la Policía Judicial.

El 18 de setiembre, Delia se preparaba para ser candidata a reina de la belleza por su curso, segundo turno tarde del Ipem 137, en las fiestas estudiantiles. Por eso había comprado bijouterie, parte de la cual fue encontrada sin uso donde fue vista por última vez, muy cerca de la casa de los Martínez, y de su propia vivienda. También había una pulsera y una gomita para el pelo que llevaba puesta.

Reclamo desde el dolor

“Mi corazón me decía que él no podía ser mi amigo” dice Mario Gerónimo (43), el padre de Delia, quien junto a su mujer, Modesta (42), llevan tres meses de una búsqueda desesperada, que tiene el apoyo de los grupos de derechos humanos de la zona y de la comunidad boliviana. Se refiere a Mauro, a quien conocía por ser vecino en la zona rural que habitan.

Hace pocas horas, la pareja de inmigrantes, padres de seis hijos, regresó de Bolivia. Por las provincias del norte argentino difundieron las fotos y datos de su niña, cuya ausencia sumió en la angustia a toda la familia. Incontables marchas se realizaron en La Paz pidiendo por la aparición de Delia.

Fuente: La voz

Share.