Cárcel para un remisero acusado de abusar de su hijastra en Merlo

0

El acusado comenzó los ultrajes cuando la nena tenía 4 o 5 años, en Buenos Aires; luego continuaron en San Luis. La víctima, que hoy tiene 14 años, confesó lo que sufría en la escuela.

El juez Penal de Santa Rosa del Conlara está de licencia, pero el caso era grave y decidió volver a su despacho tres días para analizar las pruebas y finalmente procesar a  un remisero de 60 años acusado de abusar por años de la hija de su pareja, que hoy tiene 14 años. La adolescente confesó lo que sufrió por año la semana pasada, en su escuela, impulsada y angustiada por la internación de su madre, que padecía una enfermedad grave y falleció ayer. Esta mañana trasladaron al remisero a la cárcel.

Ayer al mediodía, Pinto dictó la prisión preventiva de Costa por el delito de abuso sexual agravado por la relación de convivencia en concurso real más corrupción de menores, en cuatro hechos.

Pero la situación del acusado podría empeorar, ya que según relató la adolescente en Cámara Gesell, los abusos comenzaron en Buenos Aires cuando ella tenía 4 o 5 años, y al no ser su jurisdicción, Pinto investigó sólo los que ocurrieron en suelo puntano, aunque le girará las actuaciones al juez competente en esa provincia para que, de ameritarlo, se inicie otro proceso allá.

El acusado y la madre de la menor, que padecía esclerosis lateral amiotrófica (ELA) , se mudaron a Merlo cuando la niña tenía 7 años. Pero lo que había comenzado a padecer tres años antes no se modificó.

El padrastro se desnudaba ante ella, le exhibía el miembro y se masturbaba; también le pedía  que lo masturbara y le tocaba sus partes íntimas por debajo de la ropa, acusó la adolescente en la entrevista psicológica.

Y no solo eso, según comentó una fuente judicial de la investigación, el remisero la amenazaba y era violento con la víctima y con su madre; “la controlaba, le controlaba la menstruación y los amigos. No dejaba que se juntara con valores por ejemplo”, dijo el informante. “También la manipulaba, por eso hemos ordenado una serie de pericias psicológicas y psiquiátricas (para el acusado) que se van a llevar a cabo la próxima semana, en la Penitenciaría Provincial”, sumó

Desamparada

El caso se destapó a mediados de la semana pasada, cuando la madre de la menor debió ser internada y ella quedó desamparada y a merced de su padrastro. Fue así como se quebró en su escuela y decidió contar lo que vivía.

Los docentes y autoridades habían notado que la estudiante estaba triste, daba señales de estar angustiada y tenía dificultades para comunicarse. Cuando hablaron con ella, les contó que su padrastro siempre golpeó a su madre, aunque dejó de hacerlo hace unos meses, cuando la mujer empezó a tener dificultades serias para hablar y para moverse.

La menor les dijo a los docentes que si bien los maltratos físicos de su padrastro a su madre cesaron, no pasó lo mismo con los abusos. Las autoridades escolares formalizaron el trámite denominado “Comunica situación”, con el cual informaron el caso a la Justicia.

La jueza que subrogaba a Pinto ordenó detenerlo el viernes de la semana pasada, un día después de la comunicación de la escuela.

Por la frágil salud de su mamá, el juzgado de Familia de Junín, Buenos Aires, ordenó que la chica quede bajo la guarda de una amiga de la madre.

La comisario inspector Pabla Soledad Suárez, jefa de la Unidad Regional III, confirmó que el remisero fue trasladado al penal provincial esta mañana.

Nota: Diario de la República

Share.